viernes, 17 de agosto de 2007

Carta a un alumno.


Mi querido Jorge:

Te pongo así, para salvaguardar tu identidad.

Tiene días que he querido escribirte estas líneas. Sé que no ha sido fácil para ti todos estos días que has vivido.
También conozco todo lo acontecido en este tiempo.
Tal pareciera que fue ayer, cuando llegaste a mi clase de Escuela Dominical, con tu aspecto desvalido, pero decidido a aprender más del Señor Jesucristo. También recuerdo cuando con un dejo de ansiedad en tu rostro, llegaste ante mi y me dijiste: "maestra, quiero aceptar a Cristo como mi Salvador". Todavía recuerdo la gran alegría que sentí, estos han sido privilegios que me has permitido vivir y compartir contigo.
Ahora, quiero yo impartirte algunas cosas como tu maestra que fui y me sigo considerando de ti.

Hay actitudes, que ante la gente que no conoce a Cristo, son muy correctas, pero no será así entre los que le amamos y servimos. Siempre nuestra guía debe ser su Palabra, la Santa Biblia.
Por ejemplo, la Biblia, claramente nos dice en Efesios 4:26: "airaos, pero no pequeís" y continúa: "no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo."
Conozco la situación de tus hechos, y alabo el que hayas defendido a tu hermana, pero, ¡ay, esos peros!, me parece que hubiese sido posible tomar otra actitud, pero el enemigo te tomó por sorpresa y quisiste actuar cual si fueras del reino de Satán.
Recuerda, ya no es más así en nosotros. Sé que te has arrepentido por ese tipo de actuación, y el propósito de esta carta no es recordarte algo que ya sabes, sino instarte a que prosigas y soportes la disciplina, que al presente no es causa de gozo.
Ahorita me viene a la memoria una anécdota relatada de don Eglón Harris allá por los años de 18... ¡sigh! (suspiro) perdido en los recuerdos del tiempo, cuando tuvo que poner en disciplina a un hermano muy querido por él, le dijo: "ahora, verdaderamente vas a demostrar, cuánto el Señor lo es todo para ti. Si verdaderamente eres hijo de él, no debes de faltar a la Cena del Señor, aunque no la puedas tomar por causa de tu disciplina, pero soporta y no faltes a las reuniones. Sé fiel."
Creo, mi querido Jorge, que estas palabras, son también para ti, yo te las transmito después de más de 100 años de haberse dicho, porque son una gran verdad.
Lleva el yugo del Señor, porque es ligero. Y te mando uno de mis textos favoritos:
"Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan." Isaías 58:11
Y recuerda, mi querido alumno, tal cual Pedro:
"...y tú,una vez vuelto, confirma a tus hermanos." Lucas 22: 32
Con cariño:
Tu maestra

9 comentarios:

Keila dijo...

¡Soy la primera! Gracias, Isa, por abrir un blog y compartir con nosotros un pedazo de tu corazón. Animo, Jorge, y estas palabras nos sirven a todos para aprender que la disciplina es necesaria, y que ninguno está a salvo. Te quiero mucho, Isa.

Isabel dijo...

Gracias mi querida Keila. Siempre has sido una amiga fiel y tus palabras me alientan.
Te quiero mucho yo también.
Isa.

Nakuru dijo...

Neh, ya cumplí con leerlo XD. Esta muy bonito lo copiaste o tú misma lo escribiste? Buena suerte con tu blog y espero que esta vez no se te pierda la dirección ya sabes a quien recurrir y pedir la cpu >:3

Isa dijo...

Mi querida Nakuru:
¿Tú que crees?. De castigo te voy a dejar sin computadora, ja,ja,ja,ja,.
Gracias mi querida Nakuru por escribir.
I love you so much.
Isa

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

¡Cuántas veces nos equivocamos en nuestro actuar! Aunque hayamos nacido de nuevo, no nos garantiza que estemos alejados de situaciones difíciles y los dardos del maligno nos tocan.

Pero Dios nos dará siempre una nueva oportunidad. El crecer día a día en el Señor es la forma más enriquecedora de aprender de otros y de uno mismo.

Dios quiere que sus hijos se levanten siempre. Quiere que entendamos que somos princesas y príncipes hijos del Gran Rey.

Aunque uno caiga debe arrepentirse sinceramente y buscar siempre la dirección divina. Dios espera a todas sus hijas e hijos pródigos siempre con los brazos abiertos.

Gracias por visitar Isabel y bendiciones desde Ecuador.

Carlos Julio

Anónimo dijo...

hola isabel, sabes en estos dias que han pasado, estos momentos dificiles(por que de facil no tienen nada) el hecho que hermanos como tu me muestren su apoyo y amor de hermanos me ha hecho que sera mas ligera esta carga, no podre mentir y decirte que he derramado lagrimas, sabes que amo al Señor y que gusto servirle para agradarle y que en estos momentos se que no puedo participar(cena,servicios,y cualquier accion que sea servirle) me hace sentir como aquel niño que tiene algo que ama demasiado y por su desobediencia lo ha perdido. el dia que cometi mi error, llore como nunca lo habia hecho sabia que tendria que pasar un largo tiempo para poder recuperar todo lo que entrege con mi mal accionar, le doy gracias mi doc personal(tu sabes quien es)y a ti por que a pesar de que pasa el tiempo y todavia era un niño cuando los conoci su amor hacia mi sigue vigente y me lo manifiestan dia tras dia.
gracias isabel por tus palabras y por esos bellos textos de la biblia que me escribiste.
gracias keila por tus palabras y gracias carlos perez que aunque no le conosco le amo en el Señor.
los estimo y amo en el Señor
jorge

Isa dijo...

Agradezco tus palabras Carlos Julio,y por cierto, ¡qué hermosas poesías tienes!. ¿Has pensado ponerlas en un libro?
Y gracias a ti Jorge,sé que el Señor te va a continuar ayudando y esta experiencia te va a servir para que jamás salgas de su senda.
Gracias a ambos por visitar mi blog.

Carlos Julio Pérez Quizhpe dijo...

Hermano Jorge, entiendo cómo te sientes pues todos alguna vez lo pasamos. Pero no te olvides que Dios nos ama y quiere que nos volvamos de las malas cosas que hacemos para servirle y amarle a Él con todo el corazón. Desde ya tienes a un nuevo hermano en Cristo y en lo que podamos nos ayudaremos mutuamente.

Hermana Isa, gracias por tus palabras y sí estoy haciendo poemas de varios tipos para publicar un librito para alabar a nuestro Dios porque sólo de Él y para Él es la gloria.

Sí conozco el poema que dices, se llama:

Soneto a Cristo crucificado

de autor anónimo pero atribuido frecuentemente a Santa Teresa de Ávila, mira en este enlace

Dios les bendiga y un abrazo desde Ecuador

Carlos Julio

Isa dijo...

Gracias Carlos Julio por la joya tan preciosa que me enviaste.
¡Muchísimas gracias!
Se la voy a mostrar a mi hijo que recién acaba de terminar su carrera en Letras Hispanoamericanas y estoy segurísima que a él, le va a fascinar.De nuevo, ¡gracias!.
Isa