martes, 8 de enero de 2013

Inician las restricciones.

¡Ay! ¡Ya lo veía venir! Sabía que algún día, tarde que temprano, tendría que iniciar a prescindir de ciertos alimentos, y bueno, este 2013, lo recibo sin poder tomar mi clásica tacita de café, debido al aumento de mis problemas estomacales, y era algo que ya lo veía venir. ¡Lógico!!!! Por causa de mi gastritis, que con el paso del tiempo se me ha ido recrudeciendo, pues he dejado de tomar mi amada tacita con cafecito calientito por las mañanas y también después de mi siesta. ¡Ayyyy! ¡la extraño! pero no es nada que me haga daño esta ausencia, je,je, sólo es cuestión de algún tiempo de cambio de costumbres, eso espero. Mientras, estoy con tecitos, que la verdad, nunca he sido fanática de ellos. Recuerdo que cuando era niña y visitaba a mi abuelita materna, ella tenía por costumbre a las 5 de la tarde, darnos una taza de té (de limón, naranja, manzanilla, etc.) y nos daba también unas galletas para acompañar el té. Esto era algo que le agradecía a mi abuelita ¡porque nunca le dije nada ni le desprecié nada! pero...¡no me gustaba! Aunque para serles sincera, el té que me gusta es el de ¡Zacate-limón! ¡hmmmm! ¡ese sí me gusta! Se me hace un placer para mi paladar y para mi olfato, ¡es riquísimo! y además de todo esto...¡es super barato! porque uno mismo puede plantar el zacate-limón y después, lo puede uno ir a cortar para hacer el té. Recuerdo que en cierta ocasión, me regalaron una planta de zacate-limón y la planté en un arriate en la banqueta de mi casa, y lo hice así, porque dije: "Cualquiera que quiera llevarse un poco, lo podrá hacer" Yo quería que disfrutaran como yo, de esta rica infusión; y efectivamente así fue, ¿saben qué sucedió? La planta creció grandísima y muy exhuberante para el gozo de todos los que íbamos y le cortábamos las hojas para hacer nuestro té, pero como todo, pasó su tiempo y llegó el momento de que tuvo que terminar ¡ayyyy! así que he andado tras de los que tienen en sus casas esta planta, y he observado, que al igual como yo lo hacía, la gente también les gusta compartir su zacate-limón, ¡PERO EXTRAÑO MI CAFÉ! ¡ayayayayyy! En fin, espero que ahora que ya cesaron todos los convites navideños y regreso a mi comida clásica, esto me pueda permitir volver a degustar mi cafecito como antes lo hacía. Ya ven que con la época decembrina, hay de todos los guisos y pues, muchos de ellos me hacen daño por la grasa que contienen, en fin, tendré que esperar una semana más y probaré para ver qué tal recibe mi estómago una tacita con café nuevamente. Aclaro que el café no lo tomo "cargado", sino que es muy "ligero", pero aún así de ligero ¡no lo puedo tomar! ¡sigh!(suspiro).
Espero pronto, poder acompañar mi próximo post con una taza de café calientito ¡rico!, mientras tanto...¡nos seguimos leyendo!

6 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

Querida Isa, ¡cuánto siento que no puedas disfrutar de tu taza de café...! A mí también me gusta por la mañana y después de comer pero bueno... todo sea por la salud... Un abrazo y cuídate.

Isa dijo...

¡Gracias, mi querida Eva! Y unos de mis propósitos de este año (que apenas tomé al rebuscar en tu blog) es aprender a hacer páginas Web para hacer la de mi congregación. Sigo visitándote!!!!!

Alí Reyes H. dijo...

Gracias a Dios por la vida Isa, a pesar de todo

Isa dijo...

¡Así es, Alí! Y mírame aquí, siempre tratando de tener retos, aunque al final de cuentas, acabe diciendo "Help" a mi familia que estoy segurísima que acudirán a mi llamado de ovejita lastimada, ja,ja,ja. Eso es lo bueno de contar con una familia.¡Es una de mis bendiciones con las que Dios me proveyó!
Un fuerte abrazo afectuoso.

Andres sgv dijo...

Desde que llegue a Bolivia prefiero el té, pero en mi pasada visita al puerto fui dos veces al GRAN CAFE DE LA PARROQUIA y lo disfrute mucho.

Uno cree que no se puede vivir sin__________(llena el espacio con lo que piensas) pero despues de un tiempo uno empieza a acostrumbarse y hasta a rechazarlo facilmente!

YA VERAS!!

Isa dijo...

Gracias, Andrés por tu comentario, pero todavía no puedo acostumbrame a no tomar café, así que espero pronto aliviarme, je,je.
Un afectuoso saludo.