sábado, 15 de mayo de 2010

¡Algo que cimbra!

Leonardo Da Vinci Afamado pintor e inventor de su época y por muchos considerada la mente más brillante que ha existido, nació el 15 de abril de 1452, en Anchiano, una aldea cerca de la ciudad de Vinci en el valle del Arno. Una de sus Obras más conocidas es “La Última Cena” donde el pintor plasmó según su imaginación el momento en que Jesús en el Aposento Alto revela a sus apóstoles que uno de ellos lo traicionaría.
Cuentan que Leonardo tardó más de veinte años en terminar tan afamada pintura, pues era muy exigente en escoger a los modelos que representarían ese acto solemne. Al primero que quiso plasmar en su pintura fue a Jesús y tardó un tiempo en encontrar a la persona que reflejara en su rostro Virtud, Pureza, Bondad y los más bellos y nobles sentimientos. Así mismo debía poseer una extraordinaria belleza varonil. Y buscando afanosamente encontró a un joven con esas características, quien gustoso aceptó ser el modelo de tan prestigiado pintor.
Y así, fue localizando en los años siguientes a los 11 modelos que representarían a los apóstoles,
y al final solo dejó pendiente a Judas Iscariote, pues no se había encontrado con el modelo que el creía adecuado. Leonardo tenía en mente que debía ser una persona de edad madura y mostrar en el rostro las huellas de la traición y la avaricia. Por lo que el cuadro quedo inconcluso por largo tiempo, pues no encontraba un rostro que reflejara tanta maldad.
Y escuchó hablar de un hombre que recientemente había sido apresado pues había cometido horrendos crimenes, el cual se decía tenía la edad que Leonardo había imaginado para Judas Iscariote. El pintor pidió permiso a las autoridades de la ciudad y fue a visitar a ese hombre que se decía era el engendro del mal. Leonardo quedó impresionado y sin dudar un instante
hizo los trámites necesarios para que a ese reo se le permitiera presentarse por las tardes en su estudio. Por mucho tiempo el reo custodiado por varios guardias fue llevado ante Leonardo como había sido establecido, hasta que la obra fue terminada. El pintor feliz por ver al fin concluida su obra pidió a los guardias que le permitieran al reo contemplar la pintura a la cual había servido de modelo. Y al verla, el reo cayó de rodillas llorando desconsoladamente.
Leonardo sorprendido le preguntó: ¿Por qué lloras? "Maestro Da Vinci, ¿Es que acaso no me recuerda? ", Da Vinci observándolo fijamente le contesta: "No, Yo nunca antes te había visto".
Sollozando y pidiendo perdón a Dios, el reo le dijo:
"Maestro, yo soy aquel joven que hace 19 años usted escogió para representar a Jesús en este mismo cuadro"
La vida a veces nos lleva por caminos que van cambiando nuestra manera de ser. Son cambios que muchas veces se ven reflejados en nuestra apariencia exterior. Porque de la abundancia de nuestro corazón hablan nuestras obras, las cuales se verán también reflejadas en la mirada y en cada uno de nuestros gestos.
Dios se hizo hombre porque sabía que por nosotros mismos no podíamos llenar los parámetros de santidad que Él mismo exigía en su santidad, así que nació cual un pequeño bebé -como todos nosotros-, cumpliendo así lo que él mismo había forjado y puesto para los seres humanos, y Él sabía que había nacido para morir por nuestros pecados y así pagar nuestra culpa y nosotros poder tomar este regalo de salvación y obtener vida eterna, "Porque de tal manera amó Dios al mundo que ha dado a su Hijo Unigénito para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna". Juan 3:16
¿Qué mejor regalo queremos? Un día seremos juzgados, lo creamos o no, por no haber aceptado este regalo del Rey de reyes y Señor de señores. ¡Ups!

10 comentarios:

*Denisse* dijo...

No cabe duda que el hombre no puede ni podrá por sí mismo cultivar las cualidades que indentifican a nuestro Dios, que historia interesante! pues el pecado es visible aún en nuestro propio aspecto...

Pues el estado del corazón se transmite aun al exterior.

Pero Gloria a Dios porque nos ha hecho poder entrar a su presencia como JUSTOS, habiendo sido como gusanos!!

Gracias por compartirlo mi querida Isa, mcuhas bendiciones para tí y tu familia en esta semana..

Isa dijo...

Gracias mi querida Denisse por tus deseos, y es muy cierto que si somos lo que somos, es porque Él tuvo misericordia de nosotros y nos ha hecho santos y como si jamás hubiésemos pecado delante de Él, ¿acaso no es eso maravilloso?
Mi amor para ti.

sAmUeL dijo...

Gran historia de este joven no crees? Pero sin duda nos lleva a pensar en que condicion estamos y sobre todo en quien hemos depositado nuestro andar, de la misma forma todos los dias caemos de rodillas ante la magnificencia de nuestro REY,nuestra pintura la tiene ese gran pintor que cada mañana presenta a nuestras vidas sus misericordias. Bendiciones Isa, gracias por compartir este post y gracias tmb por las felicitaciones estamos en contacto

Isa dijo...

¡Hola,Samuel! Así se vuelve de maravillosa nuestra vida cuando la depositamos en Cristo. Gracias por pasar al manantial. Que el Señor te continúe bendiciendo.

Ricardo Tribin dijo...

Una cronica maravillos mi querida Isa, la que traes con una gran claridad y facilidad de transmision.

Un beso

Isa dijo...

Gracias Ricardo Tribín por tu comentario y por venir al manantial, espero que en tu vida funciones esto.
Que las alas del Altísimo siempre te cubran.
Saludos.

elim-el oasis de Eva dijo...

La historia me hizo recordar la canción que dice: ¿Que hubira sido de mí si no me hubieses alcanzado? ¿Dónde estaría hoy si no me hubieses perdonado...?
¡Gracias porque Su Amor nos alcanzó!

Isa dijo...

Mi amada Eva, así es, al igual que esa precioso canto que tanto nos gusta. Gracias por venir y comentar.
Besitos.

Andres sgv dijo...

Me gusta la cancion de Jesus Adrian Romero "NO ES COMO YO".

Solo Jesus es sin pecado!

Isa dijo...

¡Hola,Andrés! No la he escuchado, pero estoy segura que será tan linda como todos los cantos que él ha realizado y más que se trata de nuestro amado Señor. Gracias por venir al manantial.
Saludos.