martes, 30 de marzo de 2010

¿Cristiano o religioso?

¿Porqué quise poner este título?
Por que he observado y me ha tocado vivir en estos tiempos que Dios me ha permitido vivir siendo su hija, una total discordancia entre lo que dice la Biblia y lo que hacemos en la vida diaria. No sé casi nada de Teología ni me considero maestra de nada, pero trato de seguir lo que Él desea para mí y sé que muchísimas veces he fallado, pero ahí voy, "pian-pianito" caminando sus senderas.
La primera cosa que he encontrado, y es que Él desea que SEA SANTA COMO LO ES ÉL. ¡Ups! Aquí, de entrada, es donde empiezan los "cocolazos", ja,ja,ja, ¿por qué? porque se inmiscuye la dura lucha que hay entre lo que dice la Biblia y las costumbres.
Y antes de seguir adelante, quiero aclarar que no estoy en contra de las sanas costumbres, y aclaro la palabra "SANA", porque también hay costumbres que no son para nada benéficas. Así que como hijos de Dios, debemos de procurar que en nosotros haya sanas costumbres, pero que estas no menoscaben lo que dice la Palabra de Dios que es primera, ¡antes que todo!, para que no caigamos en lo mismo en que han caido muchas religiones, en las cuales, las costumbres se impusieron a lo que decía la Palabra de Dios. Creo que no necesito poner nombres de estas religiones y sectas, porque todos de alguna manera hemos tenido algún encuentro con ellas y hemos observado ésto.
Todos vivimos en diferentes entornos, y lo que es correcto aquí, no lo será por otro lado, por eso, lo mejor para poder tratarse entre hermanos en la fe, es seguir lo que la Biblia dice, no imponer nuestras costumbres. Aunque también he observado, que en pos de esto, muchos cristianos le dan completa libertad a sus propios gustos y no preguntan si eso le agradaría a Dios, cayendo incluso en el libertinaje. Muchísimas veces, tenemos que dejar de "comer carne" -como un ejemplo- para no lastimar a mi hermano, y ésto, no me debe de ser tedioso, ni pesado, ni nada que me cause disgusto, porque si así lo hago...¿vale de algo lo que me estoy prohibiendo o dejando de hacer? ¿acaso no entro dentro de la categoría de la clasificación de la religiosidad? o quizá soy un cínico que me digo: "no estoy haciendo nada malo y si eso le molesta a mi hermano, ¡me vale! allá él por ser tan "mochito" ¡Ups! ¿en qué categoría estaremos si hacemos esto?
Por esta causa, vivamos la vida tal como Cristo quiere. Y eso que sólo llegué al punto 1, el de SER SANTO, ja,ja,ja,ja.
Si leemos en la Biblia, hay muchísimas referencias a la santidad. Juan 17:17 dice: "SANTIFÍCALOS EN TU VERDAD, TU PALABRA ES VERDAD". ¿Así que si quiero saber si estoy cayendo en costumbres o en la Palabra de Dios, si sólo me estoy comportando como un religioso cualquiera o verdaderamente estoy viviendo como Cristo desea?, pues nada como leer la Biblia, orar, y estar dispuesto a seguir al Señor. Problemas tendremos...¡uf! ¡en cantidad grande! pero, ¿cómo saber si estoy en lo correcto? Pues si mi comportamiento, la gente lo toma como todos los demás, ¡uy! ¡estoy en problemas!, ja,ja,ja, ¿porqué? por que quiere decir que no hay nada que manifieste que soy su hija. Al final de cuentas, he observado que la gente desea que seamos diferentes a ellos y todos los hijos de Dios somos embajadores de Él, y si mi comportamiento es similar al de ellos, ¿cuál es la diferencia? ¿dónde está el cambio que Él hizo en mi? Pondré algunos ejemplos:
*Si antes de conocer a Cristo (a.C.), era grosera, mal hablada, insultaba, etc,etc, después de Cristo (d.C.), mi vocabulario debe de cambiar. En este punto debemos de ser precavidos del lugar en donde estamos, porque lo que para mí y toda mi gente,o raza, es algo normal, para ese lugar en donde estoy puede ser ofensivo. Recuerdo en cierta ocasión, que vino una de las chicas jóvenes a preguntarme: "Chabe, la palabra "paso mecha" es mala?", yo le contesté: "Aquí en nuestra patria chica es una simple expresión de asombro, ¿porqué me lo preguntas?", ella me contestó: "Porque en X congregación -que era en otro lugar lejano al nuestro- me dijeron que eso era una palabra mala y que como hija de Dios no lo debía de decir", ja,ja,ja,ja, bueno, ella era una simple adolescente que no supo contestar, sólo se sintió intimidada. Esta muchachita no estaba predicando, sólo conviviendo con los demás jóvenes, pero como cristianos, debemos también en este aspecto no caer en la religiosidad, porque si alguno no llena los parámetros a los cuales estamos acostumbrados, debo de cambiar.
*Si antes de Cristo (a.C.) me gustaba andar al jaloneo o dejándome agarrar -o qué se yo la palabra que ustedes usen- por los muchachos; después de aceptar a Cristo (d.C.) estas actitudes deben de cambiar, haciendo que los varones ya no me anden "tentoneando". Como ejemplo, hace muchísimos años, conocí a una chica dentro de una congregación, que le decían "la pila de agua bendita", ¿por qué? ¡porque todos los muchachos le metían la mano! ¡Ay!, qué horrible testimonio. La verdad, es que en un inicio me dio risa, y todavía me da, por la similitud, ja,ja,ja, pero, ya viéndolo desde el otro lado: ¡qué terrible testimonio! y no sólo porque asista a una congregación X, sino porque con cualquier muchacha, ¡se ve horrible eso! ¡aquí en nuestra sociedad! Aunque todavía no conozco algún lugar en donde eso sea aceptable, pero no debo de negarme ante la existencia de que lo haya, pero yo soy de aquí, y aquí es algo muy feo.
Y así puedo seguir con los ejemplos. Pero no quiero terminar sin escribir este que les voy a relatar. Lógico que no pondré nombres. Sólo respetaré los lugares.
"En una conferencia para estudiantes cristianos en Alemania, al terminar las conferencias,un estudiante cristiano alemán, se llevó a dos chicos con él a comer a su casa: uno era un jordano y el otro un mexicano (el que nos platicó esta anécdota). Él les invitó una cerveza, el mexicano con toda amabilidad declinó (aunque nos platicó que de primera impresión estaba asombrado), y el jordano tampoco quiso, pero se puso a hablar mal del alemán con el mexicano. Después de la comida, durante la charla de sobremesa, el alemán, sacó sus puros y les convidó. De nuevo el mexicano declinó, y el jordano aceptó. El mexicano estaba pensando: "Ahora qué, ¿hablo mal de los dos?", ja,ja,ja. Lección aprendida: "Cada quien tiene por su propia raza, sus costumbres".
PERO, he conocido a mexicanos, que se van al extranjero por X razones, y se les olvida que son cristianos, ja,ja,ja, ¿porqué digo esto? porque si acá no les dan oportunidad de tomar cerveza como por ejemplo, allá dicen: "aquí si puedo", además "¡nadie me ve!" ¿Nadie? pregunto yo, ja,ja,ja, Dios es el que juzga. ¿Qué estoy haciendo? ¿por qué allá si y acá no? Ahí es donde yo digo que entra mi religiosidad. Yo por eso les digo, que debo de manejarme conforme la Biblia y no conforme a mandatos de hombres y si voy a Alemania como el ejemplo que marco ¡que fue muy cierto! y aquí en México no tomo cerveza para ser diferente al mundo que me rodea y porque si soy de Cristo quiere mostrar que él me ha hecho diferente a lo que que era antes de conocerle, pero, bueno, digamos que voy allá y como no acostumbro a tomar la cerveza, allá lo hago porque quiero saber qué se siente y esto hace que pierda la sobriedad, ¡ups! ¡estoy en problemas! Ja,ja,ja,ja, a esa actitud la llamo: ¡RELIGIOSIDAD!, entonces lo que estoy haciendo en mi patria, no me está valiendo. ¡Sigh! Mucho para que me examine yo misma.
A mi misma me pasó un caso como madre que quiero escribir. Hace muchos años, cuando mi hija Ana era una bebé, fuimos a la tierra de mi esposo, y su hermano se encariñó mucho con la niña y una concuña mía, al ver tal apego que él mostraba por la criatura, me dijo: "Isabel, ¿porqué no dejas que él la bautice (él había externado tal cosa a la familia). Yo sé que ustedes no son de la religión popular aquí en México, pero, no hay problema... acá ¡NADIE SE VA A ENTERAR!" (pongo el énfasis, porque así fue la situación.) Estábamos a más de dos mil kilómetros de distancia de nuestro ciudad en la que vivíamos ¡y todavía vivimos!. Ja, ja,ja,ja, me dió risa lo que me dijo, pero además añadió: "él tiene dinero" -yo lo sabía- "y a sus sobrinas ¡les da unos regalazos! y a la que es su ahijada...¡uf! ¡ni te digo!, ¡no seas tonta, hazlo!". Qué buen porvenir le podía trazar a mi hija, ja,ja,ja,ja, ¡MENTIRA! el mejor porvenir trazado, fue orar por ella para que ella pudiera darse cuenta que necesitaba a Cristo como salvador y ahora ella es Hija de Dios, ¡qué mejor regalo! ¡aunque eso me costó el haber pasado por todo lo que pasamos!, pero el agradecimiento vive en nuestros corazones, porque nuestra hija pertenece al Rey de reyes y Señor de señores, ¡Qué mejor ganancia y porvenir para ella!.
Así que nuestro decir siempre sea si, ¡SI! y nuestro no, ¡NO!, en todas partes. No esperar ir a otro lugar lejos de mi tierra y parentela para "soltarme el pelo", ja,ja,ja,ja, expresión que uso para decir: ¡destramparme!. No sea yo religioso, sino que todo lo que haga, lo haga por que amo a Cristo, y así vivir con Él, ¡nada fácil! ¡sigh!(suspiro).
El Señor nos guarde y nos ayude a vivir PARA Él, POR Él y En Él.


10 comentarios:

*Denisse* dijo...

Guauuu Isa, me parece muy convenviente tu reflexión!! porque ahora vivo algo similar:
En este lado del mundo, la juventud está por los suelos... aquí la cultura es mas "relajada" y permisiva.
Pero gran cosa has dicho y creeme que aunque aqui "nadie nos ve", sé bien a Quien Sirvo, y´él me ha demostrado que es el mismo aquí, en México y en China, ¿Por qué debería cambiar yo, si el NUNCA lo hace?

Gracias por recordárnoslo Isa, por si se me llegara a olvidar... jaja

Bendiciones y besitos!!!

Al� Reyes dijo...

Buenos ejemplor Isa..buenos ejemplos

NOTA TÉCNICA Cuando tengas una imágen grande, trata de subirla al texto como CENTRAR y GRANDE, pues si no le pones CENTRAR pasa lo que pasó con esa cigueña, donde las letras quedan muy arrimadas y cuesta leerlas. Si la foto es pequeña o mediana, se puede colocar sin problemas a un costado, pero si es grande, es mejor centrarla

Andres Sgv dijo...

AMEN!

El nos ve donde quiera que estemos.

Se podria argumentar mucho de "Cuando en Roma, haz como los Romanos" En cierta forma el Apostol Pablo se hizo a todos para alcanzar a todos.

Que bien que EL te dio las fuerzas para rechazar los beneficios materiales del "Apadrinaje".

Isa dijo...

Mi amada Denisse, lo que escribes acerca de la situación por esos lugares del mundo es muy cierto. Hemos sabido que el vivir con Cristo es algo muy olvidado por allá, puedo expresarlo así. Continúa siendo luz y sal para otros. Seguro que a muchos les dará hambre y sed de conocer más acerca de ese Dios Vivo al cual pertenecemos.
Besitos.

Isa dijo...

¡Gracias,Alí! Te agradezco profundamente tus recomendaciones. La verdad es que según yo, cuando lo pongo en el borrador, no da nada de lo que aparece en el blog y eso me confunde un poco y así lo dejo para no echarlo a perder más, ja,ja,ja, pero tomaré en cuenta tus recomendaciones.
Gracias querido hermano.

Isa dijo...

¡Qué tal Andrés! Me da gusto tu visita al manantial y muchas gracias por tu huella dejada aquí. Y con respecto a lo de Pablo, en una ocasión ya lo dí con las mujeres, pero ahorita, ¡ya se me olvidó cómo lo enfoqué!, ja,ja,ja. Y gracias a Dios que me dio la fuerza para resistir la tentación de la riqueza dada por un "buen padrino", je,je. Con Dios, tenemos más que eso. ¡Comprobado!
Un fuerte abrazo fraterno.

Rafa dijo...

Las costumbres pueden cambiar según el lugar donde te encuentres, pero la educación es universal, creo que el jordano, no es que fuera sobrado en ella, una persona debe ser la misma en donde se encuentre, Ser INTEGRO y no tener doble personalidad, esa es la base en cualquier Religión. En el mundo, creo, el mayor problema es la falta de integridad, hay que ser mas bondadosos y honrados, ser una persona unida y no dividida…..en fin me estoy liando !!, perdonar mi falta de costumbre en estos temas.
Que pasen una FELIZ SEMANA SANTA!!

Nota:
El mexicano no debió rechazar la cerveza, la cerveza alemanaes de los placeres mejores del mundo jejeje

Isa dijo...

¡Hola,Rafa! Es un placer para este manantial recibir tu comentario tal como tú disfrutas tu cerveza alemana, je,je. Entiendo tu sentir y a lo que te refieres. Y con respecto a lo del jordano, el mexicano fue íntegro,tal como tú escribes acerca de la integridad, porque siguió su caminar de siempre, no importando el lugar o situación. Lo que quise escribir aquí, es que como hijos de Dios, muchas veces buscamos las cosas que complacen a nuestro "Yo". Bueno, mi estimado Rafa, este es un tema muy escabroso dentro del ámbito evangélico y trataré de resumirlo así: "Si algo te sienta mal a ti, yo debo de dejarlo de hacer aunque a mi parecer no esté mal, pero por amor a ti, no debe de importarme dejar de hacerlo." No sé si lo resumí bien, pero espero que me haya expresado bien. Por cierto, has puesto muy buenas cosas en tu blog, sigo pasando por ahí.
Saludos a tu excelente familia y nos seguimos visitando.

♀♥†♥ PERLA_DE_DIOS ♀♥†♥ dijo...

Seguimos tradiciones y no lo que Dios dice... El quiere una religión y los que se identifican con ese sacrificio... Cómo lo dices nada fácil ni tampoco es imposible... Para rendir es dejar la carne y es cada lucha... Sería largo las respuesta en concluir la razón es: Jesús...

Isa dijo...

Así es mi amada Perla de Dios, la respuesta es siempre ¡Jesús! y es a quien siempre podemos imitar, seguir y amar.
Besitos.