lunes, 11 de agosto de 2008

¡Ocurrencia!

Este fin de semana, fue un completo desastre para mí:
1.- Por primera vez desde que tengo vida, ¡me dejó el autobús!
2.- Me sentía mal físicamente.
3.- Ya no iba a llegar al tiempo dicho y mi hijo me iba a esperar en la Central de Autobuses, ¡a las nueve de la mañana!
4.- Olvidé el celular en casa
5.- Iba a llegar tarde al ensayo.
Así que imagínense, jamás me había dejado ningún autobús ¡en toda mi vida! ¡ay!. La cabeza me dolía terriblemente, y como iba hacia la ciudad de Orizaba para un seminario de música, llevaba cargando mi guitarra, recordé mis tiempos de juventud -salvo lo del autobús- y además, como iba a estar dos días por aquella ciudad, llevaba cargando un poncho, o jorongo guatemalteco, -no sé bien la palabra porque varía de persona a persona-, pues sí, ya que Orizaba es fría y llueve a cada rato (abro un paréntesis para decirles que vi el Pico de Orizaba ¡precioso con su nieve!), pues si mis queridos bloggeros, además de eso, llevaba mi necesere con mi piyama, mis utensilios de higiene personal y una bolsa de plástico grueso en la cual llevaba el himnario que nos habían recomendado llevar, llevaba mi bolsa de dormir, y...¡se me olvidó el atril! ¡ay! (pero como soy un poco o mucho, no sé, ¡conchuda!, pensé: haber a quien me le arrimo para poder ver las notas ¡sigh!(susupiro). Pues sí, resultó que mi reloj estaba atrasado con respecto a el de la Central de Autobuses en Veracruz, así que cuando yo llegué, tenía un minuto que había partido.

Yo me sentía consternada. Le enseñé mi reloj a la señorita, en el cual todavía faltaban 5 minutos para la salida, y ella me sugirió ir hacia las ventanillas y decirles la situación y así lo hice, cargando todo lo que llevaba y además con el calor de Veraruz ¡y yo con la manta de lana! ¡ay!, sentía que me moría del calor, sudaba a mares, traía febrícula, me dolía el cuerpo y pensando en que debía haberme quedado en mi camita ¡sigh!(suspiro). Me dieron un nuevo boleto ¡dos horas después! y le rogaba a Dios que mi hijo tuviera paciencia allá en Orizaba, y pensé: "¡uy! ¡olvidé el celular! porque quería avisarle a mi esposo lo sucedido, no fuera a hablar mi hijo a la casa y decirle a su papi, y su papi sin saber nada, ¡ups! ¡le hubiera dado el somponcio!, así que era urgentísimo hablar con mi marido. Me senté a descansar y pensar bien lo que iba a hacer, y me puse a platicar con una señora, je,je, (como casi no me gustara platicar, je,je) y resultó que era cristiana y me platicó dónde vivía y a la congregación a la que iba, je,je y le dejé mis cosas mientras iba a buscar un teléfono y comprar una tarjeta. Pude comunicarme con mi marido y regresar a platicar con la hermana -que ya olvidé su nombre por que soy muy despistada- y esperar a que llamaran para el autobús.

Cuando llegué a Orizaba, mi hijo acababa de comprar una tarjeta para llamar a su papi porque ya se sentía un poco desesperado porque yo no llegaba, que fue cuando me vió, ¡imagínen lo demás!.

Todo esto fue una introducción, ja,ja,ja,ja,ja, no es cierto, es broma, lo que quiero decirles es que se me ocurrió, que si de todos los bloggeros que saben de música y tocan algún instrumento, y también los que como yo, sólo se saben la clave de sol, porque la de fa la leen demasiado lento y la otra ¡ni la conocen!, je,je, pues también se juntaran o mejor dicho, nos uniéramos e hiciéramos un coro ¡wow!, sería maravilloso.

¡Imagínense! : mi querida Keila, toca precioso el piano, Orlando Inagas, me parece que le sabe a la guitarra, Dany Dañeiluk que hasta composiciones musicales tiene, Gusmar que toca...¡ups! ya no me acuerdo, ¿qué tocas hermano?, ¡aparte de la puerta!, je,je. Sinceramente que sería fantástico un coro bloggero, ja,ja,ja,ja.

Esto no es idea de que se haga uno, sino una ocurrencia y me imaginaba y pensaba cómo sería en el cielo. ¡Wow!, sinceramente que sería ¡fantástico!, creo que el cielo tiene la mejor acústica que se pueda encontrar en toda la tierra. Pero lo más maravilloso, a más del público que vamos a tener: los ángeles, va a ser a quien se lo vamos a cantar ¡uy!, hasta se me me ponen los pelitos de punta, je,je, así decimos acá en México cuando algo nos causa asombro.

¿Nunca se han puesto a pensar en eso? ¡wow! va a ser ¡fantástico!. Si cuando estamos en un concierto (hablo de los que se entiende lo que se dice o se puede gozar escuchando los instrumentos) ya sea que estés como público, o como parte del concierto, es fantástico cuando puedes escuchar a los demás, a más de a ti mismo, entonar los cantos hacia Dios, sobre todo cuando se canta:

"Mi corazón, entona la canción:
¡Cuán grande es Él! ¡CUÁN GRANDE ES ÉL!"

A mí, estos pensamientos, me hicieron quitarme el mal sabor de boca que me había dejado el haber llegado tarde por primera vez a una Central de Autobuses.
Si estuviéramos ya en cielo, y Gabriel y Miguel estuvieran organizando un coro acompañados de sus instrumentos (¡Es una ocurrencia!, no me vayan a despellejar viva por hereje, je,je), pues sí, mis queridos hermanos y lindas y preciosas hermanas:
- ¿qué voz serías?
- ¿qué instrumentos tocarías o quisieras tocar?.

Les dejo reflexionar, es lindo pensar en nuestra estancia en el cielo, sobre todo por que vamos a estar ¡CON ÉL!

Seguiremos aguardando pacientemente y viviendo la vida que Él desea que vivamos:

"Sed santos porque yo soy santo".

No les voy a dar la cita para que la busquen en la Biblia, pero les doy un tip, pueden a ir a las epístolas de Pedro.

Saludos y bendiciones a todos.

25 comentarios:

Keila dijo...

Ay, Isa, pero ya pasó todo, ¿verdad? Yo también ando algo "malita", je, je.

Keila dijo...

Se me olvidó: voz, ¿contralto? Instrumento, ¿piano?

Jenny dijo...

Yo cantaria en una nota baj, siempre era segunda, pero igual le doy a todo jajaja. Tocaria la guitarra y las notas que no se las disimulare jeje un beso

Isa dijo...

¡Hola mi preciosa Keila!, ya te extrañaba, espero que te mejores al igual que yo, y claro que sí tocarás el piano acompañado de tu linda voz, ¡qué emoción! ¿verdad?
Besitos.

Isa dijo...

¡Qué tal Jenny!, es un gusto tenerte de visita por mi manantial, y no te preocupes por las notas, porque no creas que yo sé mucho. ¡Vieras cómo disimulo!, ja,ja,ja.
Qué bueno que no me deja tocando sola, porque entonces diré: "hay algunas notas que sólo los que tienen mucha fe las oyen", je,je, y vas a ver que todos van a decir que escucharon ¡todo!
Saludos linda hermanita.

elim-el oasis de Eva dijo...

Bueno, me encanta la música y a veces he tocado la guitarra, pero el Señor no me ha bendecido con el don musical :-(, yo haré de público... o llevo la parte técnica (visualizar canciones, os coloco los micrófonos,... que todo es necesario)
Gracias por compartir tu sueño con nosotros y me alegro que finalmente te reunieras con tu hijo.

Triple dijo...

Yo toco el pandero y soy medio entonada... jaaaaa!!!

Isa dijo...

Mi querida Eva, en ésto, todas las habilidades son necesarias, así que ¡bienvenida!, je,je.
Bendiciones del Altísimo para ti.

Isa dijo...

¡Hola Triple!, te admitimos en este coro virtual, je,je. Sé que harías muy buen papel.
Saludos.

Claudia Gonzalez Cañas dijo...

Mi querida Isa, que bueno que todo al final se solucionó para tí en tu viaje. Y sí, igual que tú estoy convencida que le cantaremos día y noche a DIOS con gozo, y no nos cansaremos, yo puedo acompañar con mi voz (Aunque es un poco bajita) y con mi humilde panderito, empecemos a ensayar esta hermosa canción que tanto me gusta.

Señor mi Dios al contemplar los cielos
El firmamento y las estrellas mil
Al oír tu voz en los potentes truenos
Y ver brillar el sol en su cenit.

//Mi corazón entona la canción
Cuán grande es El, cuán grande es El//

Al recorrer los montes y los valles
Y ver las bellas flores al pasar
Al escuchar el canto de las aves
Y el murmurar el claro manantial

Cuando recuerdo del amor divino
Que desde el cielo al salvador envió
Aquel Jesús que por salvarme vino
En una cruz sufrió por mi murió.

//Mi corazón entona la canción
Cuán grande es El, cuán grande es El//

Cuando el Señor me llame a su presencia
Al dulce hogar, al cielo de esplendor
Le adoraré cantando la grandeza
De su poder y su infinito amor.

//Mi corazón entona la canción
Cuán grande es El, cuán grande es El//

Un besito, Claudia

Claudia Gonzalez Cañas dijo...

Se me olvidaba mi estimada: 1ª Pedro Cap 1, Vers. 16

Isa dijo...

Mi amada hija cibernética, a Dios gracias que todavia hay muchas cosas que podemos compartir como la letra de este maravilloso himno, que es exactamente como me lo sé. ¡Wow! te felicito, porque también cumpliste la tarea, je,je, ¿verdad que es lindo leer la Biblia?, así que imaginemos lo maravillosamente que vamos a estar allá, y digo imaginemos, porque la realidad superará en creces lo que pensamos.
Bendiciones y mis cariños para ti.

Brisa Nocturna. dijo...

Hey, yo disque que canto jajaja,pero como hay mas cantantes buenas por aqui,me uno a Triple con el pandero, y ademas puedo tocar tambores y todo lo que se le parezca para darle mas saborrr a la cosaaaa verdad?? (sabor cubano chica jajaj)!

Muchos abrazos querida Isa.

Rafael dijo...

hola Isa !! a mi me gustan las historias con final feliz,esta lo tiene...la tuya es una historia muy personal ,gracias por compartirla.
El instrumento que mas me gusta es la guitarra Española,pero no se tocarla...he subido el video del torneo de Carboneras y la música te la he dedicado, pues la he buscado para ti,espero que te guste...ya me contaras!!

Isa dijo...

¡Hola mi Brisa!,pues si tenemos por ahí a algún o alguna bloggera china, ya se te unirá a ti en los tambores, je,je, en el cielo, ¡segurito que todos entonaremos lindo!, y yo se que no eres desentonada -me lo dijo un pajarito-, ja,ja,ja,ja.
Saludos mi cubanita linda.

Isa dijo...

¡Hola Rafael!, muchas gracias por la dedicatoria de la música y por medio de ti y de los demás amigos y hermanas españolas bloggeras que tengo, he podido comprender muchas situaciones de acción que tienen los mexicanos,porque eso mismo hacen por acá, no sé si en otros países suceda, pero voy a investigar un día de estos, je,je. No cabe duda que don Hernán Cortés pasó por aquí con toda su flota, ja,ja,ja.
Saludos desde México y paso a tu blog.
Muchas gracias por todo.

Gusmar Sosa dijo...

Pues no es mi fuerte la mùsica pero te aeguro que arriba, harè mi mejor esfuerzo para formar parte del coro, seguro y hasta mi ser renovado viene con conocimientos de mùsica jejeje, Saludos.

Michel Lagunes Harris dijo...

Cuan grande es Él! Una canción hermosa, la adoración en el cielo algo anhelado, mi instrumento la guitarra y la voz bueno mala pero con mucho sentimiento jeje un saludo y todos tenemos días de esos jeje lo bueno es que tenemos un Dios que hasta esos días los hace felices... saludos

Isa dijo...

Hola Gusmar,seguro que te ponen en el coro, ¿te imaginas?, además, ¿acaso no dicen que allá se va a tocar el arpa?, ja,ja,ja, así que ya tenemos asegurado un instrumento. Gracias por tu visita.

Isa dijo...

Me honra mucho que me visites Michel, yo te hacía por Alemania, y sí, Dios siempre nos alegra hasta los días más difíciles. Bueno, y confoma pasa el tiempo, ya voy a entrar a la sección de las reversas en el coro celestial, je,je, pero aún así, va a ser maravilloso.
Saludos.

Guille dijo...

jaja, que peripercias! Me alegro que se haya resuelto todo bien.

Yo no toco ningún instrumento, pero si se da lo del coroo celestial, espero estar allí de oyente :)

Saludos!

Isa dijo...

Mi estimado Guille, todos los redimidos cantaremos un día un coro ¡precioso!, así que no te van a dejar de oyente,¡no te escapas querido flemático! je,je, además recuerda que ya vamos a estar transformados.
Saludos desde mi México hasta la bella Argentina.

Isa dijo...

Oye Guille, como dice la vox populi, que todos vamos a tocar el arpa, ja,ja,ja,ja, así que no te escapas querido hermanito.
Saludos.

Guille dijo...

jajaja, es cierto. Tendré que ir practicando entonces :)

Saludos!!

Alex dijo...

Pues yo en lo personal no pienso mucho en eso, pues siento que no es momento para soltar todavìa la espada, cuando estè allà en la gloria de Dios tendremos toooda la eternidad para aprender a tocar cualquier instrumento que queramos.
Hasta entonces lo que prefiero tomar es la espada...