miércoles, 18 de enero de 2012

¡Ya no está!

Mis amados bloggeros, pues la noticia que tengo que compartir es triste por un lado, pero si lo veo desde otra perspectiva, no lo es. Explico a continuación. Cuando mi madre biológica tuvo que trabajar al estar mi papi muy enfermo, ese día que ella partía a su trabajo como profesora de instrucción primaria en el rancho que se le había asignado yo cumplía tres años. La verdad es que sólo guardo algunos "flashazos" de esa época. Recuerdo que luego le preguntaba a mi mami acerca de ciertos sucesos que yo tenía en mente pero que no lograba hilar con nada, y ya entonces ella me platicaba a qué episodio me refería yo. Por ejemplo, recordaba ir junto con mi mamá sobre un animal de carga -no recuerdo si burro, caballo o mula- y otras pequeñas cosas más que le servían a ella para decirme: "eso sucedió cuando por primera vez íbamos al rancho en donde iba a estar trabajando". Recuerdo que llegamos al rancho al atardecer y que yo esperé pacientemente a que me llamara para ir a dormir. No había ningún problema para mí, porque estaba con mi mamá y eso era para mi suficiente. No recuerdo más, excepto algunas cosas a diferentes etapas que no es motivo del post. Todo esto lo escribo antes, para que ustedes comprendan que cuando les comente acerca de que mi prima hermana, ¡Patricia! -Paty para nosotros- toma el lugar de mi mami, ya sepan a qué se debe tal cosa. Voy a abrir un paréntesis para platicarles cómo es que se habían creado estos lazos tan fuertes entre Paty, mi mami y nosotros. Patricia fue una bebé recién nacida abandonada por su madre -desconozco los motivos, pero si los supiera, no vendría al caso- Patricia era hija del hermano mayor de mi mamá. Mi abuelita la toma como hija, pero mi mami que todavía era soltera, se apega a ella y en unión de mi otro primo hermano -Florentino- (hijo mayor de la hermana de mi progenitora) pasan a constituírse en casi hijos de mi mamá. Al iniciar el noviazgo con mi papá, este conoce la existencia de ellos y no pone trabas para que ya recién casados, se vayan a vivir con ellos como hijos. Antes de tener hijos propios ¡ya tenían hijos!, ja,ja,ja . Florentino se casa y constituye su propio hogar y Paty tarda un poco más, pero mientras tanto, recibe estudios de mis padres. Así que cuando sucede el famoso accidente en el futbol a mi papi y este queda en coma, toda la familia de mi mamá entra al rescate. Mi mami se va a trabajar y yo me voy con ella. Mi hermano el primogénito, por un poco tiempo se queda con mi abuelita y el más pequeño, se queda con la hermana de mi mamá porque mi hermanito todavía es nutrido al seno. Mi tia tenía ambos senos tan llenos de leche, que eran más que suficientes para darles de mamar a mi hermano el chico y a mi primo que tiene la misma edad que mi hermano, mi tía parecía ¡vaca lechera suiza! por la abundancia de leche que manaban de sus senos, ¡uy! ¡qué envidia!, ja,ja,ja,ja.

Cierro el paréntesis, y vuelvo al punto en donde Paty al visitar a mi mami, las muchachas que se hicieron enseguida amigas de ella, le cuentan la manera en que nos trataba la señora que nos cuidaba. Mi prima, arde de enojo ante las cosas que le platican y va inmediatamente con mi mamá y le cuenta. Mi mami, inmediatamente sin decir nada, se va a buscar un nuevo hogar en donde abrigarnos y después, sin decirle nada ni ninguna reclamación a la señora con la que estábamos, y con toda la chamacada de la cual ella era maestra, inicia el cambio de nuestras cosas. La señora un tanto confundida le decía: ¿pero qué pasó maestra? ¿por qué se va? ¡mi mamá callaba! (ella cuando se enojaba, eso era lo que hacía...¡se callaba! ¡Ay! creo que yo salí igual. Cuando estoy enojada...¡no hablo! Así que mientras me vean hablar... ¡hay esperanza!, ja,ja,ja,ja. Cuando mi mami recoge lo último, entonces, sí que le dice las causas por las cuales ya se ha ido (los hijos estaban ya fuera del alcance de la famosa señora, je,je) y le dice que si llega a sucedernos algo...¡cárcel para la señora! Imagínense los ojos que la dama en cuestión tenía, ja,ja,ja,ja. Nos fuimos a otra casa en donde fui muy feliz. Guardo muy buenos recuerdos de esos muchachos -tres varones y dos mujeres- Llega el tiempo en el que tengo que partir a la ciudad de Veracruz para tener que empezar mi educación y mi prima Paty se viene de casa de mi abuelita a Veracruz para cuidarnos a mi hermano el mayor y a mi. Mi hermano Luis, después de haber cursado dos años de instrucción primaria con mi mami, entra en Veracruz a una escuela de puros varones y yo al tercer año de kinder. Paty era la que me bañaba, nos preparaba de comer, lavaba la ropa, me iba a dejar y a traer al kinder. Siempre la notaba que andaba muy carrereada (cuando yo fui madre, me di cuenta el porqué de esas carreras, je,je) Algunas veces a la pobre se le olvidaba irme a traer al kinder o llegaba muy tarde por mí, sólo recuerdo que me sentía con muchas ganas de llorar, pero jamás pensé que me hubiese dejado por siempre. Luego yo pensaba cuando esperaba solita en el kinder: "ojalá me dejaran irme sola a casa, ¡yo puedo!" -si se los dije a las niñeras del kinder, pero nunca me dejaron- bueno, ahora entiendo!

Bueno, comprenderán un poco ahora el porqué estoy dedicando este post a Paty, fue mi segunda madre. Ella murió el día lunes muy temprano y la cremaron el día martes. Me he quedado con sus regalos de navidad que no pude entregárselos porque en esas fechas, ella se había ido con su hija, al iniciar Enero, debido a su enfermedad (Diabetes Mellitus -herencia por parte de su mami) le hizo estar en un ir y venir al Seguro Social. Su familia sabía de esos regalos y se lo dijeron a ella en el hospital ¡ella, contenta! ¿Yo?...ocupada con miles de compromisos que no me dejaban salir a verle, además de la enfermedad en mi esposo y en mí misma y tratando de salir adelante con el trabajo. Todo fue tan rápido. Las pequeñas cosas que tenía que hacer, no me permitían colocar este post ¡ay! Multiples ocupaciones de este tipo, no me permitieron estar junto a Paty ahorita en enero, pero cuando hablaba con ella por teléfono, yo tenía oportunidad de platicar y contarle de mis dolencias y a su vez, ella me contaba de las suyas, al grado que mi esposo que me escuchaba decía: ¿quién va ganado?, ja,ja,ja,ja, así dice Rudy cuando escucha a dos personas -especialmente mujeres- platicando de sus enfermedades o dolores, ja,ja,ja,ja, Paty lo escuchaba por el teléfono y se reía también. ¡Qué cosas! Ella ha partido con el Señor. Cuando yo parta también, la veré allá. He perdido a mi segunda madre y ahora, por completo, ¡me siento abrumada! El viernes, ¡llueve o truene! (cosa que había programado para el lunes cuando ella pasó a la presencia del Señor) iré a dejar los regalos a mis sobrinas y a su esposo. Mientras tanto, apapacharé a mi hija que tiene varios días que se siente mal y no había podido hacerlo y el día de hoy amaneció peor. Seguro que es algo viral y su cuerpo está defendiéndose, le ayudaré a salir adelante con descanso y evitar corrientes de aire para que salga adelante su sistema inmunológico. Mientras tanto...¡hasta el próximo post!

10 comentarios:

Rafa dijo...

Te acompaño en tu sentimiento mi querida Isa, Paty fue una gran señora, como tu, de gran corazón y buenos sentimientos, te mando un fuerte abrazo.

Isa dijo...

¡Gracias, Rafa! por tu compañia a distancia. Verdaderamente que me sentí abrumada por momentos, bueno, no es nada sencillo sentirse huérfano por segunda vez, pero en Dios está mi confianza y apoyo. Agradezco tu presencia en el manantial.
Un fuerte abrazo desde México.

Alí Reyes H. dijo...

Entretanto...darle los regalos a la gente que tienes a tu lado, para que no te pase como a Paty...Aunque para ser sincero, siempre le diste el regalo de tu llamada oportuna que es lo que la gente necesita...Esta entrada me puso nostálgico...Caray
-----
Pero lo que celebro es que acabo de ver a Rafa en la blogósfera ¡Hay que celebrarlo pues se la pasa corriendo por las carreteras de Armería! Por fin agarra el teclado para saludar a sus amigos blogueros, así sea para dar condolencias, cosa que se le agradece

Isa dijo...

¡Qué tal Alí! Pues sí que tengo mucho que agradecer con tu amistad y también la de Rafa. Siempre es bueno saber que hacen un alto en sus ocupaciones para condolerse con uno aunque estemos tan lejos. Te agradezco, Alí, por venir desde tu Venezuela a acompañarme y darme tus condolencias. ¡Gracias mi hermano!
Chuiquitos!!!!! :]

Claudia Gonzalez Cañas dijo...

Uyyyyy mi linda mamita cyber, reciba este abrazo apretado que le mando desde Chile. Solo decirle que lo siento, que sabemos y aunque doloroso sea es parte de la vida y bueno pues sabemos donde está Paty y que DIOS la llamó a su presencia despues de su labor en esta tierra, en especial la labor que hizo con ustedes.

Muac muac muac, saludos a su hija que se mejore pronto también.

Tranquilita.....

Viviana Véjar dijo...

Querida Isa, un abrazo muy apretado para consolarla. Espero que luego se le pase la penita.
Gracias por compartir asuntos tan privados con nosotros, tus lectores.

Tus historias me dan un poco de nostalgia, pero así es la vida no?

Un saludo desde Chile!
Que Dios te bendiga.

Isa dijo...

Mi amada ciberhija Claudia, sí que me da gusto verte por el manantial. Tenía un poco de preocupación por ti porque no veía tu presencia por el internet, pero ahora me gozo al leer tus letras. Que el Señor te continúe bendiciendo en estas nuevas etapas de tu vida.
Besitos desde México.

Isa dijo...

Muchas gracias mi querida Vivis por seguir leyendo mis letras, y sí que ha sido un año difícil este que ha pasado y pues por consiguiente este que está apenas iniciando en situación de pérdida de muchas personas amadas, pero la vida es así y debemos de aprender a apoyarnos siempre en nuestro gran Dios y Salvador.
Luego te diré cómo me quedó el conejito que sacaste en el FB. ¡Muy lindo lo que has hecho! (lo de la colchita)
Un abrazo afectuoso desde el Puerto de Veracruz.

Andres sgv dijo...

Creo que recuerdo a Paty (si es la que tengo en mi mente, la recuerdo con una sonrisa).

Hasta que nos volvamos a ver!

Isa dijo...

¡Hola, Andrés! Sí la conociste porque ella se bautizó ahí en Pasteur, pero no hay ningún problema si no la recuerdas, a mí me sucede lo mismo con infinidad de personas, ¡ay!
Gracias por venir al manantial.
Un saludo afectuoso.