miércoles, 2 de marzo de 2011

Frases.

Encontré en una de mis libretas, de las tantas libretas que tengo, esta frase: "Cuando se confiesa una verdad, es necesario probar con una acción aquello que con el corazón se cree." Y esto me hizo pensar: ¡muy cierto! y quiero decirles, que luego cuando navego por el mundo del internet, o entro al Facebook, observo las reacciones, las palabras y demás cosas que se dicen, y con eso puedo clasificar a muchos. Aclaro que no estoy juzgando, sólo estoy dándome cuenta, lo que hay en el fondo de su corazón, tal como lo dice una frase de Moody: "La lengua es un balde que saca lo que hay en el fondo del corazón." y lo que escribimos es lo que está en nuestra mente y muchas veces, me da tristeza observar de muchos que yo sé que dicen ser de Cristo, expresarse con palabras no correctas, o como dice en Efesios 4:29: ¡palabras corrompidas! Y me estoy refiriendo a mis compatriotas, porque los que no son de mi nacionalidad, no puedo decir nada porque desconozco las costumbres y expresiones idiomáticas y el enfoque que se le dan a estas ¡aunque hablemos español!, je,je, :) Así que si yo confieso a Cristo como mi Señor y Salvador, tengo que andar como Él anduvo. Y me viene a la memoria el relato de Elías y los profetas de Baal: "Entonces cayó fuego de Jehová...viéndolo todo el pueblo...dijeron: ¡Jehová es el Dios, Jehová es el Dios! Entonces Elías les dijo: prended...y ellos los prendieron..." (1° Reyes 18: 38-40) Todos los que confesaron: ¡Jehová es el Dios! ¿qué tuvieron que hacer? ¡prender a los profetas de Baal? Y me viene una pregunta para mí: ¿Qué me pide Dios a mí que confieso a Cristo como mi Señor?
Bueno, de aquí bien que podría salir un sermón, je,je, pero no es el fin sermonearme, ja,ja,ja, ni a ustedes tampoco, sino reflexionar, de qué manera puedo demostrarlo y pues todo esto me trajo una cascada de recuerdos, de cosas que sé que como hijos de Dios debemos de cuidar, ¡yo primero, antes que los demás! porque un día estaré delante de Él. Y al igual que Pablo (Hechos 9:20) "enseguida predicaba a Cristo", los demás deben de saber a quién pertenezco. Y yo me pregunto: ¿qué tanto se manifiesta el Señor en lo que escribo? Aún en esto, debemos de demostrar que somos de Cristo, o sea que lo primero que debo de hacer, es quitar las palabras corrompidas que salen en mi mente para no ponerlas aquí, ¡ups!. ¿Qué pasa si mi mente no está llena del Señor? ¿qué pasa si no tengo la mente de Cristo? pues facilmente caeré en lo anteriormente dicho. Así que, por favor, si escribo alguna palabra que te ofende, puedes hacer lo siguente: ¡preguntarme y/o decirme! porque quizá, aún siendo del mismo país, tenemos diferentes perspectivas (que muchísimas veces parece que fuéramos de diferentes países, ja,ja,ja). Yo tendré cuidado de no repetir mi error, ¿se me hará difícil la cosa?, tengo que luchar contra la costumbre. ¿Te trataré como alguien quisquilloso? ¡para nada! El amor debe de imperar en mí, y debo de tener la mente de Cristo. Gracias porque así será cuando me leas.
Y como dice mi estimado hermanito Renton: ¡Chuiquitos! que es una palabra que él inventó para decir "besitos". Ó les envío besitos al estilo de mi preciosa ciber-hija Claudia: ¡Smaccccccccccc!
Hasta el próximo post.

11 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

Muy cierto lo que comentas, debemos cuidar nuestra forma de hablar y escribir pero sobretodo debemos cuidar nuestra mente y corazón ya que de ahí sale todo. ¡Que estemos tan llenos del Señor que "rebosemos" de Él!

Isa dijo...

Gracias mi amada Eva. Ciertamente siempre debemos de rebosar del Señor, y si algo rebosa, quiere decir que no tiene necesidad de llenarse de otra cosa, je,je.
¡Felicitaciones por tu cumpleaños! El Señor te conceda más con tu preciosa familia al lado.
Besitos hasta tu hermosa tierra.

Rafa dijo...

Es verdad, en las redes sociales nos delatamos, nuestros caracteres salen a relucir en pequeñas cosas, nos vamos mostrando como realmente somos, hay es cuando algunos amigos se quedan en el camino.

Un abrazo mi amiga

Renton dijo...

Jesús nos dijo que de la abundancia del corazón habla la boca, por tanto, nuestro ser debe manifestarse en nuestras palabras.

Es contradictorio sostener que el Señor nos ha comprado por precio y que le pertenecemos a él enteramente... salvo la boca.

Isa:
Y como dice mi estimado hermanito Renton: ¡Chuiquitos! que es una palabra que él inventó para decir "besitos".

Jejeje, exacto!

Un chuiquito gordo reina!

:D

Isa dijo...

¡Hola, Rafa! Gracias por venir al manantial mi estimado amigo, siempre has mostrado que eres leal y alguien de quien puede uno fiarse. El Altísimo te continúe protegiendo en unión con toda tu apreciable familia.
Un fuerte abrazo.

Isa dijo...

¡Qué tal Renton! Es un gustazo para mí, recibir tu comentario por este blog. Lo que nos escribes es muy cierto, corroborando lo que dice la Biblia, la frase célebre de Moody: "la lengua es un balde que saca lo que hay en el fondo del corazón."
Gracias por venir mi querido hermano y amigo.
Chuiquitos!!!! :]

SAM dijo...

Isa gracias por la reflexión que mas bien es una advertencia y la tomo con mucho cariño buscando la manera de agradar al unico que es digno y no a los demás que sabiendo que agradas al maestro agradaras a los demas. Dios te siga bendiciendo y compartiendo las experiencias que tienes con el Señor

Isa dijo...

Gracias, Sam, por venir al manantial y compartirnos tu sentir. Sé que seguirás alumbrando a otros como lo has hecho hasta ahora.
¡A seguir siendo buenos embajadores de Cristo!
Un saludo afectuoso.

sgv17 dijo...

Tienes toda la razon y te cuento que hay palabras en Mexico que ya no puedo decir porque aqui en Bolivia suenan mal y me he acostumbrado. Tambien hay palabras que antes no decia y ahora las digo y escucho con mucha naturalidad

Isa dijo...

¡Hola, Andrés! Qué gusto verte por el manantial mi apreciable amigo y hermano, y ya me imagino las peripecias que has de haber pasado con esto del idioma aunque todos por allá hablaban el mismo idioma que tú, je,je, pero aún en esto, interviene el amor.
Un saludo afectuoso.

Sétimo WIIIM dijo...

Muy cierto, y sería bueno que todos podamos reflexionar en ello, y como dice tu frase, acompañar con acciones lo que cree nuestro corazón.
Dios te bendiga a ti y atus lectores.