jueves, 25 de noviembre de 2010

Muy grave...

Me siento muy cansada, y a pesar de esto, no puedo conciliar el sueño. He estado muchas horas en el hospital cuidando de mi madre que ha entrado en agonía crónica, ¡sí, existe este tipo de agonía! que puede durar mucho tiempo. Ya desde hace una semana, al acudir mi esposo al llamado de mi hermana para ir a recoger a mi madre por haberse caído de la cama, él me ha dicho cuando regresé del mandado al cual he tenido que ir y por esta causa no he podido estar presente, que mi madre ya es como una vela que se está apagando y que de repente, como si entrase una nueva energía, su llama vuelve a adquirir fuerza, pero no dilata mucho para volverse a apagar hasta casi querer extinguirse sin poder hacerlo todavía. Sólo el Señor marca el momento para todos en que ha llegado el tiempo de que debemos de partir hacia el hogar celestial para los que somos de Él. He estado con ella algún tiempo en el cual he podido cantarle, leerle la Biblia para animarle. Bueno, la primera noche que pasó en el piso a donde mandan a todos los que están graves, desahuciados o con posibilidades de no salvar ya la vida terrestre, tuvo una noche muy inquieta, porque se hallaba en un cuarto contiguo, un muchacho -de 28 años me dijeron- que se encuentra muy grave y no hay medicina que calmara sus dolores, y en su agonía gritaba: ¡Mamá...mamá... ayúdame, mamá! ¡Ups! ¡mamma mía! Mi pobre mami, al escuchar este clamor en el filo de la madrugada, cuando todo mundo permanece callado, durmiendo o sobrellevando sus enfermedades y dolores, intentaba quitarse todas las sondas y cateter subclávico que tenía, para pararse a ir a ayudar a "su hijo". En su inconciencia, ella pensaba que se trataba de algunos de nosotros o de mi papá, y gracias a Dios que me permitió pasar esa noche junto a ella para cantarle y susurrarle al oído que no éramos ninguno de nosotros, que ese muchacho ya tenía a su mamá junto a él (¡algo muy cierto!), pero lo que estaba sucediendo es que la medicina no le daba el alivio a su dolor y le cantaba muy quedamente uno de sus salmos preferidos, además de otros cantos: El Salmo 91: "El que habita al abrigo de Dios, morará bajo sombras de amor...", este salmo aprendí a cantarlo por ella, porque cuando recién convertida mi mami, lo cantaba mucho. ¡Precioso salmo! Así que ahora tenía la oportunidad de cantárselo y ella se calmaba, PERO...¡ay, los peros! pasaban unos 10 ó 15 minutos que se había tranquilizado, cuando de nuevo...¡volvían los lamentos del muchacho! ¡que se escuchaban en todo el piso del hospital! No está por demás decirles, que al otro día, al llegar la noche, ya no se escuchó este clamor, ¡habían sedado al chico! Por lo que me platicó una chica que estuvo en esa noche en la cual yo también estuve escuchando este clamor, que habían ido a decir de que le buscaran un analgésico o lo que fuera, pero que ya no querían pasar otra noche igual. Y pues sí que fue un tanto tormentoso pasar escuchando a este chico, pero no lo fue el arrullar a mi mamá y calmándola. Pero creo, -como me dijo mi esposo-, que parece que no nada más arrullé a mi mamá, sino a otros pacientitos también inquietos, porque al otro día muy temprano, una enfermera me dijo: "¡Ah! ¿usted es la que cantaba y leía la Biblia? ¿es su mami? ¡qué lindo que lo hiciera!"
La verdad es que de inicio me dio vergüenza, porque sé que en los hospitales debe haber mucho silencio, pero todo lo hice tan quedo para no molestar, pero mi esposo me consoló diciéndome que fue una manera de haber podido calmar a otros, que no me sintiera mal o incómoda, y que además, la enfermera no me había regañado, ¡muy cierto! Pues sí, ¿cuándo se extinguirá la velita de mi mami?, no sé. Creemos que ya está finalizando, pero la respuesta la tiene Dios. Hoy le tocó velar a mi hermana, y hace rato me habló para decirme que se puso muy mal de nuevo (por la tarde, durante mi guardia, también se puso muy mal) le han puesto aparatos para monitorear, un desfibriculador, etc,etc, le han llenado de más mangueras y tubos, y mi hermana que es un poco nerviosa, quiso compartir conmigo todo esto. ¿Qué he hecho? ¡ORAR POR MI MADRE! Ella es del Señor, ¡ME CONSTA! El cambio que Cristo hizo en su vida, ¡yo lo pude observar! es más, anhelaba tener "eso" que ella tenía y que yo estaba conciente que yo no poseía. Ahora lo sé...¡Era a Cristo!. Así que mi oración era por fortaleza para los momentos finales en su vida. Que esos ojos abiertos -cuando los abría de repente-, aparentemente sin vida, pudieran contemplar a nuestro Salvador allá en el hogar celestial en donde fue a preparar lugar para nosotros, porque quiere que donde Él está...¡nosotros también estemos! ¡Qué maravilla de promesa! Me gusta decirla, recordarla, tenerla en mente. ¡Voy a estar donde Él está, porque así lo pidió al Padre! : "Padre, quiero que donde yo esté, ellos también estén conmigo". ¡Wow! ¡Qué maravilla! ¡Ni qué pensarlo! Perdónenme si no lo escribo tal cual es literalmente, sino que lo estoy escribiendo como lo ha guardado mi mente y mi corazón. ¡Qué esperanza tan prometedora al final del camino! No sé si cuando llegue mañana por la mañana al cambio de guardia con mi hermana, todavía encuentre a mi mami, pero esta es mi oración, si a Dios así le place, verle partir con Él, cantándole su canto preferido, con el cual ella recibió a Cristo en su corazón: "Salvador a ti me rindo, obedezco sólo a ti...Yo me rindo a ti...mi flaqueza y mi pecado, todo traigo a ti." Probablemente estaré ausente por los blogs, sino es que ya se han dado cuenta que lo he estado ya de algún tiempo atrás desde mi operación, pero las guardias tan seguidas y las desveladas me están agotando. Le doy gracias a Dios por mi familia: Mi esposo que quiere tomar mi lugar, pero entonces...¿quién trabaja y provee el dinero?. Mi hija la pequeña que ha tomado la cocina, y sé que si mi otra hija tuviera el tiempo para hacer algo, ya lo estaría haciendo, lo mismo que mi hijo que se encuentra sirviendo al Señor.
Si no nos vemos aquí...¡nos vemos en el cielo!

8 comentarios:

elim-el oasis de Eva dijo...

Isa, todo mi cariño para ti y tu mami. ¡Qué bien saber que ella puso su confianza en Dios! y son muy bonitas las canciones y los textos bíblicos que mencionas. ¡Cuánto consuelo traen a nuestras vidas!

Isa dijo...

¡Hola, Evita! Gracias por venir y compartir, y estoy aprovechando ahorita que mi hermana ha conseguido quien haga la guardia.
A Dios gracias que mi mami le pertencece, esta es nuestra consolación en Él.
Besitos.

Renton dijo...

Lidia:
mi madre ya es como una vela que se está apagando y que de repente, como si entrase una nueva energía, su llama vuelve a adquirir fuerza, pero no dilata mucho para volverse a apagar hasta casi querer extinguirse sin poder hacerlo todavía.

Qué actitud tiene tu madre ante el estado en que se encuentra?

Lidia:
No está por demás decirles, que al otro día, al llegar la noche, ya no se escuchó este clamor, ¡habían sedado al chico!

Menos mal, me había imaginado lo peor...

Lidia:
¿Qué he hecho? ¡ORAR POR MI MADRE! Ella es del Señor, ¡ME CONSTA!

Esto es lo que lo cambia todo.
Esto es lo que hace que estos momentos finales no sean un "Hasta nunca", sino un "Hasta luego!".

Leerte me ha hecho recordar unas palabras de Pablo,

21 Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

22 Mas si el vivir en la carne resulta para mí en beneficio de la obra, no sé entonces qué escoger.

23 Porque de ambas cosas estoy puesto en estrecho, teniendo deseo de partir y estar con Cristo, lo cual es muchísimo mejor;

24 pero quedar en la carne es más necesario por causa de vosotros.

Filipenses 1

Un chuiquito gordo para ti y para los tuyos querida!

Chuiiick!

:]

Rafa dijo...

Mi querida Isa siento lo de tu madre, deseo que este mal momento pase pronto y tu madre no sufra de dolores, Dios te de mucha fuerza para superar el trance lo mas entera posible.

Me siento orgulloso de tu amistad.

Isa dijo...

¡Gracias, Renton! por tus saludos, tus chuiquitos y tu ánimo. Mi mami ha pasado ya con el Señor a una mejor vida. Sí que puedo decir que ella descansa en paz ¡y sus obras con ella siguen!
Saludos en el Señor.

Isa dijo...

Gracias mi estimado Rafa, me siento contenta con contar con tu apoyo a la distancia. ¡Muchísimas gracias! Da por favor de mi parte, mis saludos para tu hermosa familia. No tardo en poner un post.

♥†•´¨`*•♥♥♀ Perla ♀♥♥•´¨`*•†♥ dijo...

Mi Amiga:

█▀█▀█┼█▀▀┼┼┼█▀▀█┼█┼┼█┼█┼█▀▀┼█▀▀█┼█▀▀█♥♥ ┼┼█┼┼┼█▀┼┼┼┼█┼┼█┼█┼┼█┼█┼█▀┼┼█▀█▀┼█┼┼█♥♥ ┼▄█▄┼┼█▄▄┼┼┼█▄██┼█▄▄█┼█┼█▄▄┼█┼▀█┼█▄▄█♥"

Isa dijo...

Mi preciosa Perla de Dios. ¡Muchísimas gracias por tu amor. ¡Yo también te quiero mucho! Ambas compartimos el saber qué es la pérdida de una madre, pero nos gozamos en Él, porque se encuentran descansando en su regazo.
I love you so much.